83º Congreso Internacional de la Dante Alighieri

Se llevó a cabo entre el 18 y el 21 de julio, en la Universidad Católica Argentina de Buenos Aires, el 83er Congreso Internacional de la Sociedad Dante Alighieri de Roma.

Este congreso reunió más de 700 personas que representaron a los diversos COMITATI Dante Alighieri de todo el mundo.

Nuestra entidad estuvo representada por un grupo de integrantes del Consejo Directivo, docentes y allegados, encabezados por el presidente de la institución, José Carmelo Savignano.

La actualidad de la enseñanza de la lengua italiana, la difusión de la cultura italiana por medio de la música, el cine, el diseño, la restauraciones de edificios y monumentos, fueron algunos de los temas tratados en las intensas jornadas de trabajo planificado.

La jornada de apertura contó con la presencia de la vicepresidenta de la República Argentina Lic. Gabriela Michetti, el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación Dr Alejandro Finocchiaro, el Subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de Italia Lic. Ricardo Merlo y otras autoridades, quienes fueron recibidas por el presidente de la sede central de la DANTE ALIGHIERI de Roma, Prof. Andrea Riccardi.

El Congreso fue inaugurado con los mensajes del Presidente de la Argentina, Mauricio Macri, y el Presidente de Italia Sergio Mattarella, quien subrayó que “el Congreso fuera del territorio italiano es totalmente coherente con el carácter de la Sociedad Dante Alighieri; la patria no está toda dentro de los límites materiales del Estado” y se puede además “ser amigos de Italia amando, conociendo y cultivando su arte, su cultura, su música, su cocina y su lengua”. En la globalización -agregó Mattarella- “la lengua italiana puede hallar un renovado y aún mayor interés”.

Tras los saludos del rector de la UCA, Miguel Angel Schiavone, que elogió a la Dante por “haber mantenido vivo el espíritu italiano en la Argentina”, Finocchiaro recordó que “en el actual gabinete del gobierno argentinos el 40% somos descendientes de italianos”, y armó un canon personal de Dante a Verdi, Puccini, el neorrealismo italiano, Curzio Malaparte, Italo Calvino, Alessandro Baricco etc.

El ministro de Educación argentino concluyó con un homenaje especial al escritor siciliano Andrea Camilleri, fallecido el jueves pasado en Roma, uno de los más populares y amados embajadores de la cultura italiana en el mundo. El cónsul general de Italia en Buenos Aires, Riccardo Smimmo, dijo a su vez que la “diversidad lingüística es un instrumento importante para mejorar la relación intercultural que hoy representa una necesidad urgente”. Y “si la Biblia es el libro más traducido del mundo, en segundo lugar encontramos el Pinocchio di Collodi“.

Los trabajos específicos fueron abiertos por el presidente de la Dante de Buenos Aires, Marco Basti, quien recordó al primer italiano que puso un pie en la Argentina, “Leonardo Gribeo, que como escudero de Pedro de Mendoza (el primer fundador de Buenos Aires) tocó tierra en 1536 antes que él para ayudarlo a bajar de la nave”. “No exageramos -concluyó Basti- si decimos que bajo cada piedra de Buenos Aires, en toda ciudad pequeña o grande de la Argentina, se hallan huellas de la presencia italiana, de una relación de dos países unidos por vínculos de sangre, de corazón, de hermandad, de cultura y de amistad”.

Por su parte, Riccardi recorrió la historia de la Dante desde su origen, para llegar hasta nuestros días, subrayando que “la nostalgia no puede ser más la clave que fue alguna vez, aunque hoy en el mundo global hay una justa pasión por cultivar las raíces de cada uno. Hay que hacer un camino desde la Italnostalgia hacia la Italsimpatia”.  “La Italsimpatia -agregó- es gusto, moda, ganas de vivir: aquí, sin pretensiones ideológicas, hay un humanismo subyacente y sutil. Hay una propuesta humanística en el vivir como italianos. No es cierto que nosotros italianos no tengamos identidad: no tenemos una identidad cerrada, sino que tenemos una humanidad italiana, marcada por muchos caracteres regionales”. Riccardi recordó a los argentinos que “no son la periferia de la Dante, aunque tengan un papa que habla de periferias” y explicó que a través de la Argentina el vínculo es con toda América Latina.

Finalmente el director del ICE en Buenos Aires, Luigi D’Aprea explicó el significado del Forum Cult&Tech vinculado con el Congreso: “El congreso es un trampolín, un puente entre la lengua y la cultura italiana y el Made in Italy“. “Además de acompañar el concepto sectorial de la industria editorial, muy cercana a la lengua italiana, hemos pensado en unir el concepto de cine y audiovisual. Porque el cine, la imagen, son un gran vehículo de transferencia de nuestro estilo de vida, de nuestra cultura, y también de nuestro modo de producir el Made in Italy”

El 83° Congreso de la Sociedad Dante Alighieri fue “una verdadera revelación, no sólo de la amplitud de nuestra realidad, sino de su potencialidad, que nos permitirá enfrentar el mandato que nos ha dado de ‘colorear de italiano la globalización'”, afirmó el presidente de la entidad, Andrea Riccardi al concluir los trabajos de tres días que se llevaron a cabo en la sede de la Universidad Católica Argentina (UCA) de Buenos Aires. Riccardi afirmó que “hoy la ‘Dante’ es un valor político.  “El lenguaje une , la ‘Dante’ une, y es portadora de un humanismo que une”.

El Congreso posibilitó una mesa redonda sobre “Perspectivas de futuro del italiano en Argentina”, seguida de otra titulada “De Dante a Borges”, a la que asistió, entre otros, el secretario general de la entidad Alessandro Masi y María Kodama, quien fue esposa del escritor argentino Jorge Luis Borges.

Kodama reveló que su esposo “siempre llevaba la ‘Divina Comedia’, no sabía italiano, pero leía y releía las oraciones del poema para capturar el mensaje profundo. Y dijo que nadie como Dante era capaz de hacerlo. Captura el alma con pocas palabras”.

Por su parte, Masi señaló que “al tratar con el trabajo de Borges siempre he pensado en entrar en un laberinto, un misterioso camino de palabras. Un fantástico laberinto que recorre y, a veces, termina con un muro ciego”.

Además, los cientos de participantes pudieron ver un fílmico, -realizado por RAI Teche y nunca emitido en su totalidad-, de una de las últimas entrevistas a Andrea Camilleri.  En esa oportunidad, el escritor repasaba algunos aspectos salientes de su larga vida profesional y  revelaba el “odio y el amor” por su personaje principal de uno de sus mayores éxitos, el comisario- inspector Montalbano.

En su discurso Riccardi, volviendo al concepto de “Globalización italiana”, observó que este término “se usa a menudo como una aproximación”. En cambio, aseguró que “nuestro propósito es colorear el mundo con italiano en pluralismo, pero siempre con atención a la calidad”. “Nosotros queremos afirmarlo como un gusto, el sabor italiano que une y que va de la cocina a la calidad de las relaciones.

Es una propuesta de gusto por la vida italiana, bella, profunda y humana, aunque no agresiva y sin reclamos hegemónicos”, amplió. Y por esto, dijo, “sostengo firmemente que este no es el congreso de la queja, porque la queja es parte de la ‘cueva de la nostalgia’ y de lo residual, mientras aquí avanzamos con las armas de la simpatía y la amistad”.

Finalmente, Riccardi anunció que, con las facultades que reconocían el nuevo estatuto, anunció que el próximo congreso de la Dante Alighieri se celebrara en 2021 en Bari, con un tema identificado temporalmente como “El italiano entre el este y el oeste”.

La última etapa del Congreso se trasladó la ciudad de Rosario, el domingo 21 de julio, donde se inauguró la exposición “Lucio Fontana, los orígenes” en el Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino dedicada al artista que ha sido llamado “el más italiano de los argentinos y el más argentino de los italianos”.  Culminaron las actividades realizando una visita a la sede del Comitato Dante Alighieri, ubicado en Bv. Oroño 1160 de aquella ciudad.